Turquía atribuye a un «error técnico» misil que cayó en Polonia y China pide «calma» a las partes

«La prioridad absoluta es el diálogo y las negociaciones para resolver la crisis de manera pacífica», sostuvo un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino.

El Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, atribuyó este miércoles a un «error técnico» la explosión en Polonia cerca de la frontera con Ucrania y que dejó dos muertos.

Por su parte, China pidió «calma» a todas las partes implicadas en el conflicto ruso-ucraniano. En una rueda de prensa en la cumbre del G20 en la isla indonesia de Bali y después de reunirse con el canciller alemán, Olaf Scholz, el Mandatario turco aseguró que Scholz le dijo que las investigaciones preliminares apuntaban a un «error técnico».

Explicó que, en los próximos días, se examinarán los misiles y entonces se sabrá mejor su procedencia, aunque aseguró que no son de fabricación rusa, como sostiene Polonia.

«Debo respetar la declaración hecha por Rusia. Este incidente no tuvo nada que ver con ellos», remarcó Erdogan. Polonia ha atribuido la explosión que se produjo cerca de su frontera con Ucrania a un «misil de fabricación rusa», mientras Rusia niega haber efectuado ese lanzamiento y califica de «provocación deliberada» las afirmaciones al respecto.

El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, también dijo que era «improbable» que el misil hubiera sido disparado desde Rusia, mientras que Francia pidió «máxima prudencia» para identificar quién estaba detrás de la acción. Por su parte, China pidió «calma».

«En la situación actual, todas las partes concernidas deben mantener la calma y actuar con moderación para evitar la escalada», declaró Mao Ning, una portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China. «La posición de China sobre la cuestión de Ucrania es la misma desde el principio y es clara: la prioridad absoluta es el diálogo y las negociaciones para resolver la crisis de manera pacífica», agregó.

Al margen de la cumbre del G20 en Bali, Indonesia, los líderes occidentales celebraron una reunión de «emergencia» en la que instaron a no sacar conclusiones apresuradas sobre los orígenes del lanzamiento del misil. El proyectil mató a dos personas en el pueblo sureste de Przewodow y la explosión se produjo después de unos ataques aéreos rusos contra varias zonas de Ucrania, incluida la capital, y que constituyeron el ataque aéreo más masivo contra la infraestructura energética ucraniana desde el inicio de la guerra con el lanzamiento de más de 90 misiles.

Los líderes del G7 y de la OTAN que participan en Bali se reunieron este miércoles de urgencia para tratar esos ataques y acordaron ver exactamente qué ocurrió en Polonia antes de dar más pasos.

Salir de la versión móvil